El presidente Donald Trump dio las condolencias al rabino de la sinagoga de California donde el sábado fue perpetrado un tiroteo y lidió con la polémica de una caricatura publicada por The New York Times que ha reabierto la cuestión del antisemitismo en Estados Unidos.