El primer ministro británico, Boris Johnson, habló sobre la seguridad de las telecomunicaciones con el presidente estadounidense, Donald Trump, poco antes de anunciar si Gran Bretaña utilizará las redes de 5G de la compañía china Huawei, anunciaron funcionarios el sábado.

En una llamada telefónica el viernes por la noche, los líderes “analizaron un gran abanico de asuntos, incluida la cooperación para garantizar la seguridad de nuestras redes de telecomunicaciones”, dijo una portavoz de Downing Street, residencia del primer ministro británico.

El secretario estadounidense del Tesoro, Steve Mnuchin, aseguró también este sábado en Londres que la participación de Huawei en la próxima generación de redes móviles 5G es “un asunto complicado”.

“Estamos en discusiones intensas con el gobierno británico y otros (gobiernos) sobre Huawei,” dijo en una intervención ante el centro de reflexión Chatham House, tras reunirse con el ministro de Finanzas británico, Sajid Javid.

“Huawei es un asunto complicado, qué parte de su red participa. No quiero entrar en detalles, pero hay discusiones intensas”, añadió.

Estados Unidos ha prohibido a Huawei en el despliegue de sus redes de 5G ya que la empresa china podría estar bajo el control de Pekín, lo que el gobierno chino refuta.

Washington ha tratado de instigar a Londres a que haga lo mismo, pero se rumorea que el gobierno de Johnson ofrecerá algún tipo de acceso limitado, una decisión que se espera la próxima semana.

Huawei ya está bien establecido en las redes de 3G y 4G británicas, y las autoridades han advertido que prohibirlo sería muy costoso y aplazaría el despliegue de la tecnología 5G.

Las agencias de inteligencia también creen que podría representar riesgos potenciales, aunque Johnson y sus principales ministros adoptarán una decisión final.

En Chatham House, Mnuchin también repitió el deseo de Washington de alcanzar un acuerdo comercial con Gran Bretaña tras el Brexit en un año.

Londres espera iniciar negociaciones formales con la Unión Europea y Estados Unidos lo antes posible tras su salida del bloque el 31 de enero.

Mnuchin aseguró que algunos puntos tendrán que ser resueltos con Bruselas antes de que concluyan con Estados Unidos, pero agregó: “Creo que muchos asuntos pueden ser abordados simultáneamente”.

Johnson habló del Brexit durante su llamada con Trump, así como de la necesidad de “garantizar la justicia” para la familia de Harry Dunn, un joven británico que murió en un choque provocado por la esposa de un diplomático estadounidense que huyó del país y que Estados Unidos rechaza extraditarla.

Johnson “reiteró la necesidad de que esta persona regrese al Reino Unido”, dijo la portavoz.