Si el Senado aprueba hoy el proyecto que frena la suba de tarifas de gas, luz y agua, y las retrotrae a los valores de abril de 2017, el impacto fiscal sería de más de $115.000 millones, según estimaciones del Gobierno, en caso de que no se vete la norma.