Más de 347.000 personas han perdido el empleo desde que comenzaron las protestas. Los economistas advierten de que uno de los sectores más golpeados será el turístico