Durante 2019 Costa Rica recibió casi 2.000 solicitudes de asilo político de migrantes cubanos (EFE).

Con cerca de 1.856 cubanos que solicitaron refugio, Costa Rica enfrenta la cifra de migración más alta de los últimos 15 años.

Aunque muchos antillanos veían el país centroamericano solo como una nación de paso, ante las dificultades para entrar en Estados Unidos, muchos han optado por quedarse.

Así los cubanos se han convertido en el tercer grupo de migrantes que más solicitan refugio en el territorio, sólo por detrás de los venezolanos y nicaragüenses, gobernados también por regímenes comunistas.

Entre 2015 y 2016, Costa Rica fue escenario de una crisis migratoria en la que miles de cubanos quedaron “atrapados” en su territorio, luego de que Nicaragua se negara a abrir sus fronteras.

El encargado de la Unidad de Refugio en Costa Rica, Allan Rodríguez, informó que lo que sucede ahora en la nación es algo “histórico” pues nunca se había visto tantos cubanos que quisieran quedarse.

“La característica especial de esta ocasión es que ya se han mantenido en el tiempo por varios meses y ya suman dos mil. Lo que se ha vivido en este tiempo es algo histórico que no veíamos desde hace mucho. Teníamos ya bastante en que no había una oleada en que tantas personas de nacionalidad cubana activaran el sistema de protección”, explicó.

Rodríguez informó que ahora los migrantes bajan hasta y desde Nicaragua, en sentido contrario al que se había mantenido por años.

Este fenómeno se debe a las facilidades que el régimen de Daniel Ortega en Nicaragua le ofrece a los cubanos para el visado.

“Solo es necesario para viajar a Nicaragua, tener pasaporte vigente, un boleto aéreo de ida y vuelta, llenar el formulario de Solicitud de visa que llega por correo electrónico, y pagar la visa que tiene un valor de 30 CUC”, detalló ADN Cuba.

Uno de los cubanos que ahora se encuentra en Costa Rica es Antonio Fiol de 32 años y originario de Granma, quien arribó al territorio el pasado 19 de noviembre.

Aseguró que usó a un “coyote” en Nicaragua para poder cruzar, ya que el ejército de ese país le negó el paso al puesto fronterizo costarricense.

“Fueron casi dos horas caminando por espinas, fango. Yo pensé que no salía vivo de ahí. Había escuchado de robos, asaltos y todo lo malo que puede pasarte en una frontera. Si miedo tuve en el cruce, más miedo tuve en el tiempo de espera. Vi cómo asaltaban personas. Vi a personas gritando, porque les quitaban teléfonos con machetes”, relató al citado medio.

Ya en territorio tico, tomó dos autobuses que lo llevarían hasta la capital, San José, donde pidió refugio. Sin ninguna demora el Gobierno le otorgó un carnet que le permite estar legal y una cita para julio de 2023, pero desde este febrero, Antonio tendrá permiso de trabajo.

Este cubano afirma no sentirse arrepentido por realizar el viaje, ya que piensa en el hijo de cuatro años que dejó en Cuba.

“Por supuesto que creo que Cuba cambiará. Yo amo mi país y quisiera una Cuba distinta para mis hijos, y sé que es difícil pero creo que poco a poco se van viendo cambios. Creo que la juventud debería hacer más. Ya basta de tantos viejos dirigiendo algo que no vale la pena”, expresó.

Actualmente, el antillano trabaja medio tiempo en una compañía de limpieza, aunque su verdadera vocación es la informática.

La entrada Costa Rica recibió casi 2.000 solicitudes de asilo de cubanos en 2019 se publicó primero en %%PERIÓDICO CUBANO%%.