A bordo de su motocicleta, trasladó heridos en medio de las balas de la represión. Vio morir al joven Francisco Reyes y al adolescente Matt Romero.